Biocal - Livinoe
Vital FSN
30 junio, 2017
Colágeno Polvo
30 junio, 2017
 

Bio Cal
(Calcio Biológico)

E l calcio está englobado dentro de la categoría de macrominerales, que son aquellos minerales que nuestro organismo necesita en mayor cantidad.

De hecho, el calcio es el mineral más abundante en nuestro cuerpo (alrededor del 2% de nuestro peso corporal es calcio).

La calcemia (nivel de calcio en el organismo) muestra un equilibrio muy delicado que nuestro cuerpo controla mediante la salida o entrada de calcio en los huesos. Es decir, cuando existe déficit, nuestros huesos liberan calcio y cuando existe exceso, lo recuperan o incluso se puede llegar a depositarse en lugares indebidos (por ejemplo, en los riñones o en las arterias).

Este suplemento es uno de los minerales esenciales que proporciona consistencia a la estructura de los tejidos duros (huesos y dientes). El 99% del total de calcio en nuestro cuerpo está presente en los huesos, y el 1% restante, en la sangre y los tejidos blandos. Estas son algunas de sus funciones más importantes:

Fuentes: www.vidanaturalia.com

Da estructura a huesos y dientes

Tiene propiedades alcalinas, es decir, regula el equilibrio ácido-base de nuestro organismo

Participa en el buen equilibrio del sistema nervioso (transmisión del impulso nervioso a los músculos)

Ejerce un papel destacado en la salud del corazón

Facilita la contracción muscular

La absorción de calcio a partir de los alimentos es muy pobre. Nuestro organismo tan solo absorbe alrededor del 20% de lo que contienen los alimentos. El cuerpo no puede absorber más de 500mg de una sola vez, por lo que su absorción depende de la cantidad de calcio presente en una misma comida. Por otra parte, también es importante tener en cuenta que las necesidades y la absorción del calcio son muy diferentes dependiendo de la edad y otros factores como el embarazo o la menopausia. Algunos factores que aumentan su absorción son: La vitamina D y Vitamina C La acidez gástrica Déficit de calcio (cuando hay poco, el cuerpo absorbe más) Factores que reducen su absorción son: Exceso de grasas Fitatos y oxalatos (presentes en verduras como espinacas o acelgas y en frutos secos y semillas) Tránsito intestinal acelerado Falta de ejercicio Nerviosismo y estrés